¿Dueño de un Negocio? Aquí está su plan fiscal de fin de año

Ahora que se acerca el fin de año, es el momento de tomar medidas para reducir su factura de impuestos comerciales del 2019 y ¡ser todo un ninja!. Aquí algunas ideas para este año, el 2020 y más allá. ¡ánimo, veamos algunos consejos!

Establezca un plan de jubilación con impuestos favorables

Si su empresa aún no tiene un plan de jubilación, ahora podría ser el momento de dar ese paso. Las normas fiscales actuales permiten contribuciones deducibles significativas. Por ejemplo, si trabaja por cuenta propia y establece una SEP-IRA, puede contribuir hasta el 20% de sus ganancias de trabajo por cuenta propia, con una contribución máxima de $56,000 para 2019. Si está empleado por su propia corporación, puede contribuír con hasta un 25% de su salario con una contribución máxima de $56,000.

Otras opciones de planes de jubilación para pequeñas empresas incluyen el plan 401(k), que incluso se puede configurar para una sola persona, el plan de pensión de beneficios definidos y el SIMPLE-IRA. Dependiendo de sus circunstancias, estos otros tipos de planes pueden permitir mayores contribuciones deducibles.

La fecha límite para establecer una SEP-IRA para un negocio de propietario único y hacer la contribución deducible inicial para el año fiscal 2019 es el 15 de octubre de 2020 si extiende su declaración del 2019 a esa fecha.

En general, se deben establecer otros tipos de planes antes del 31 de diciembre de 2019 si desea hacer una contribución deducible para el año fiscal 2019. La fecha límite para la contribución en sí es la fecha de vencimiento extendida para su declaración personal de 2019.

Sin embargo, para hacer una contribución SIMPLE-IRA para 2019, debe haber configurado el plan antes del 1 de octubre de este año. Por lo tanto, tendrá que esperar hasta el próximo año si la opción SIMPLE-IRA es atractiva. Y el año que viene estará aquí antes de que se de cuenta.

En Tax-Bookkeeping.net no podemos ayudarle a abrir estas cuentas, pues debe hacerlas a través de una institución de banca, sin embargo, como Asesores Financieros sí podemos aconsejarle cómo sacar de éstas el máximo provecho, así como ayudarle con su declaración tributaria.

Reclame una depreciación del 100% en el primer año por adiciones de activos calificados

Gracias a la Ley de Reducción de Impuestos y Empleo (TCJA), está disponible una depreciación de bonificación del 100% para el primer año para propiedades calificadas nuevas y usadas que se adquieren y se ponen en servicio en su negocio en el año calendario 2019.

Eso significa que su negocio podría anular el costo total de algunas o todas las adiciones de activos de 2019 en el rendimiento de este año. Por lo tanto, considere realizar adquisiciones adicionales entre ahora y fin de año.

Reclame una depreciación bono del 100% para su SUV pesado, Troca o Van

La depreciación de bonificación del 100% puede tener un impacto beneficioso en las deducciones de depreciación del primer año para vehículos pesados nuevos y usados que usan más del 50% en su negocio. Esto se debe a que los SUV pesados, las camionetas y las Vans se tratan como equipo de transporte, y eso significa que califican para una depreciación de bonificación del 100% el primer año.

Sin embargo, la depreciación del 100% solo está disponible cuando el SUV, la camioneta o la camioneta tienen una calificación de peso bruto del vehículo (GVWR) del fabricante superior a 6,000 libras. El GVWR de un vehículo puede verificarse mirando la etiqueta del fabricante, que generalmente se encuentra en el borde interior de la puerta del lado del conductor. Si está considerando comprar un vehículo elegible, hacerlo y ponerlo en servicio antes del final de este año fiscal podría generar una cancelación jugosa en la declaración de este año.

Reclame mayores deducciones de depreciación durante el primer año por automóvil, camioneta ligera o Van

Tanto para vehículos de pasajeros nuevos como usados (es decir, automóviles, camionetas, trocas y Vans ligeras) que se adquieren y se ponen en servicio en 2019 y se utilizan más del 50% para los negocios, el TCJA aumentó drásticamente las llamadas limitaciones de depreciación de automóviles de lujo. Para los vehículos de pasajeros que se adquieren y se ponen en servicio en 2019, los límites de depreciación automática de lujo son los siguientes:

  • $18,100 para el primer año, si se reclama una depreciación de bonificación o $10,100 si no.
  • $16,100 para el segundo año.
  • $9,700 para el tercer año.
  • $5,760 para el cuarto año y posteriormente hasta que el vehículo esté completamente depreciado.
Estas depreciaciones son mucho más generosas que antes de la TCJA. Las deducciones para vehículos que se usan menos del 100% para negocios pero más del 50% se reducen proporcionalmente.

El Punto Clave: para 2019, los límites de depreciación automática de lujo mencionados anteriormente solo pueden aplicarse a vehículos que cuestan más de $50,500. Los vehículos que cuestan menos se deprecian según las “reglas regulares” usando las siguientes tasas de depreciación anual. (Igual puede consultar con nosotros llamando al 832-641-9682 para detalles)

Año Depreciación basada en el Costo Depreciable
1 20%
2 32%
3 19.2%
4 y 5 11.52%
6 5.76%

Aproveche las generosas deducciones de depreciación de la Sección 179

Para los bienes calificados puestos en servicio en los años fiscales que comienzan en 2019, el TCJA (Tax Cuts and Jobs Act) aumentó la deducción máxima de la Sección 179 a $1.02 millones. El monto del umbral de eliminación gradual de deducción de la Sección 179 se incrementó a $2.55. El TCJA (Tax Cuts and Jobs Act) también realizó los siguientes cambios beneficiosos adicionales:

Propiedades utilizadas para alojamiento

La TCJA eliminó la disposición de la ley anterior que no permitía las deducciones de la Sección 179 por propiedad personal utilizada para proporcionar alojamiento o en relación con el suministro de alojamiento. 

Los ejemplos de dicha propiedad aparentemente incluirían muebles, electrodomésticos de cocina, cortadoras de césped y otros artículos utilizados en las viviendas de una instalación de alojamiento o en conexión con una instalación de alojamiento como un hotel, motel, edificio de apartamentos, casa de alquiler o condominio, u otro instalación donde se ponen a disposición alojamientos para dormir y se alquilan.

Propiedad inmobiliaria calificada

Al igual que antes de la TCJA, se pueden reclamar deducciones de la Sección 179 por gastos de propiedad inmobiliaria que reúnan los requisitos, hasta la asignación máxima de deducción anual de la Sección 179 ($1.02 millones para los años fiscales que comienzan en 2019). 

No hay un límite separado para los gastos calificados de bienes inmuebles, por lo que las deducciones de la Sección 179 reclamadas por bienes inmuebles reducen la asignación anual máxima dólar por dólar. La propiedad inmobiliaria calificada significa cualquier mejora en una parte interior de un edificio no residencial que se pone en servicio después de la fecha en que el edificio se puso en servicio por primera vez, excepto los gastos atribuibles a la ampliación del edificio, cualquier ascensor o escalera mecánica, o el interior del edificio (es decir su marco estructural).

El TCJA amplió la definición de bienes inmuebles elegibles para la deducción de la Sección 179 para incluir gastos calificados para techos, equipos de HVAC (Aires Acondicionados), protección contra incendios y sistemas de alarma y sistemas de seguridad para bienes inmuebles no residenciales. Para calificar, estos artículos deben ponerse en servicio después de que el edificio no residencial haya sido puesto en servicio.

Depreciación del primer año y tasas impositivas futuras

Las tasas actuales de impuestos federales sobre la renta para individuos y corporaciones son bastante bajas según los estándares históricos. Si bien reclama la depreciación del 100% del primer año y las deducciones de la Sección 179 del primer año, ahorrará impuestos del año actual, renunciando a estas interrupciones del primer año y, en cambio, depreciando los activos durante sus períodos de depreciación extendidos "normales" (por ejemplo, seis años para automóviles y 39 años para la mayoría de los bienes inmuebles no residenciales) podría ahorrarle más a largo plazo, si las tasas impositivas aumentan.

Las tasas para 2020 casi seguramente serán las mismas que las de este año, a menos que tengamos un nuevo presidente después de las elecciones de 2020 y que el nuevo presidente y el nuevo Congreso decidan imponer un aumento de impuestos retroactivo para 2020. Si bien eso podría suceder rara vez se ha hecho y probablemente sea poco probable. Lo que podría suceder en 2021 y más allá es una incógnita.

Por otro lado, si no tenemos un nuevo presidente después de las elecciones del próximo año, las tasas impositivas favorables actuales bajo la TCJA están programadas para durar hasta 2025.

El Punto Clave: la buena noticia es que puede extender su retorno de 2019 hasta bien entrado el próximo año, y ver cómo la política parece estar moviéndose, entonces tendría tiempo para averiguar exactamente qué hacer en el retorno de este año.

Tiempo de ingresos comerciales y deducciones por ahorro de impuestos

Si lleva a cabo su negocio utilizando una entidad de transferencia, es decir, una empresa unipersonal, una corporación S, LLC o una sociedad, sus partes de los ingresos y deducciones del negocio se transfieren a usted y se gravan con sus tarifas personales.

Suponiendo que las tasas impositivas actuales todavía se apliquen en 2020, los niveles de tasas de ingresos federales individuales del próximo año serán los mismos que los de este año, con moderados baches para la inflación. En ese caso, la estrategia tradicional de diferir los ingresos en el próximo año mientras se aceleran los gastos deducibles en este año tiene sentido si espera estar en el mismo nivel tributario o en el inferior el próximo año. Los ingresos diferidos y las deducciones aceleradas, como mínimo, pospondrán parte de su factura de impuestos desde 2019 hasta 2020.

Por otro lado, si espera estar en una categoría impositiva más alta en 2020, tome el enfoque opuesto. Acelere los ingresos en este año (si es posible) y posponga los gastos deducibles hasta 2020. De esa manera, se gravarán más ingresos a la tasa más baja de este año en lugar de la tasa más alta del próximo año.

El Punto Clave: Si se aumentan las tasas impositivas para 2021 y más allá, la estrategia estándar de ingresos podría no funcionar el próximo año. Es posible que deba adoptar el enfoque opuesto y acelerar los ingresos desde 2021 hasta 2020 para que se graven a una tasa más baja.

Como siempre, sabe que en Tax-Bookkeeping.net estamos listos para ayudarle, hemos trabajado con negocios por más de 20 años, estamos preparados, haga su cita hoy mismo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué hacer si recibío un Cheque de Reembolso del IRS que no esperaba?

IRS Actualiza la Verificación de Identidad para Protejer su Información

Cómo Cortar su Pago de Impuestos en estas Últimas Semanas del 2019